Skip to content

La tecnología al ¿servicio? del deporte

07/05/2010

En el cuento “La columna tecnológica. Fútbol y ciencia” de Roberto Fontanarrosa, del libro “El mayor de mis defectos”, el genial autor rosarino ofrece un hilarante relato de un partido dirigido desde una torre de control equipada con “ciento veintisiete pantallas de televisión” en las que “el juez, gozando el privilegio de beber su cerveza favorita (…) vigila a los 22 protagonistas con la inestimable ayuda de mil ojos electrónicos que complementan los suyos”.

Todavía tratando de entender como una persona en 1990 puede tener tal visión adelantada de los hechos, lo cierto es que en la actualidad el tenis y el rugby, por nombrar esos dos ejemplos, han evolucionado en la tecnología y el fútbol  se mantiene aún en la era arcaica del error humano. Pero, para eso, hay que analizar que le ha brindado el avance de la ciencia a cada deporte.

La foto que abre el artículo, conocida por los seguidores del tenis, es el sistema de Hawk Eye o Ojo de Halcón. Este implemento, que por su alto costo y la necesidad de ubicación de cámaras de alta velocidad es utilizado sólo en partidos importantes, permite calcular la trayectoria de la pelota y su posterior pique contra la superficie de juego. El pedido de revisión lo realiza el jugador y el fallo es inapelable.

Otros deportes utilizan el llamado Video Referee, castellanizado como video ref. Esta revisión, solicitada por el mismo árbitro, pretende terminar con las dudas al momento de la acción, determinando si la anotación fue válida o no. El rugby lo utiliza para determinar si existió el try, la NBA comprueba si el lanzamiento fue antes o después de la finalización del reloj y el Hockey, tanto sobre césped como en hielo, para confirmar el gol.

Más allá del conocido foto finish, que se utiliza en atletismo y ciclismo para determinar el orden de llegada, el caso más curioso es del Fútbol Americano. Dejando de lado el show, lo extenso de sus partidos y los nachos con queso, la opción de Challenge o desafío que le otorgan a los entrenadores permite discutir todo tipo de fallo, desde la anotación, la posición del balón o el cambio de posesión.

Mientras tanto nuestro querido fútbol sigue sin aceptar la tecnología. Hubo intentos para colocar un chip en la pelota que permitiera, mediante sensores, definir el ingreso o no al arco. La innovación en este aspecto es la colocación, en partidos de Europa League de un árbitro en la linea final del campo para que observe la legalidad del gol.

Sin dudas, la tecnología, aplicada al deporte y, en este caso, la solución de controversias, empieza a formar parte de la cultura reglamentaria. Sin embargo, como pasa en el fútbol, los puristas todavía mantienen las banderas del error humano como el atractivo y la polémica. Será cuestión entonces de esperar que nos depara el futuro y que nuevo aparatito pueda deslumbrar con su eficiencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: