Skip to content

Bajo fuego

03/05/2010

Creo, sin temor a equivocarme, que una de las profesiones públicas más difíciles que existen es la del árbitro. Imagínese la situación: Ya de por sí, al transitar por la vida en el barrio y en el trabajo debe ser un acoso constante. Y más aún, al pisar el verde césped, cuando la efervescencia que deben sentir en la sangre por la responsabilidad, la marea de insultos es terrible.

Poniéndolo en perspectiva, hay varios ejemplos que demuestran que en otros deportes también sucede lo mismo. En la URBA, sin ir más lejos, sufren la falta de árbitros para completar la gran cantidad de encuentros que se disputan semanalmente. Es más, en las categorías de ascenso son los mismos jugadores quienes imparten justicia en los partidos.

Volviendo al fútbol, el manto de sospecha que se siembra en los hombres de negro fecha tras fecha es imparable, y sus actuaciones, que contienen errores periódicamente, colaboran con esta sensación. Guillermo Marconi, titular del Sindicato de Árbitros Deportivos de la República Argentina (SADRA) deslizó que hay una lista en poder de Julio Grondona de jueces “corruptos”.

Los escándalos de público conocimiento contra Pablo Lunati, sospechado por su buen patrimonio y el affaire entre Cristian Faraoni y Aníbal Hay por el supuesto ofrecimiento de coimas en San Lorenzo-Atlético Tucumán del Apertura 2009, que provocó la salida del ex árbitro de AFA. Y, además, agregar el conflicto entre Javier Collado y los jugadores de Colón y la designación viciada de nulidad de Gabriel Brazenas al encuentro entre Vélez y Huracán.

Las esferas de la preparación arbitral también tuvieron sus idas y vueltas en los últimos tiempos. A la salida de Horacio Elizondo, que había creado la Dirección de Formación Arbitral, por la falta de injerencia en las designaciones, se sumó luego el despido por parte de Grondona de Jorge Romo, histórico presidente de la Escuela de Árbitros.

En la actualidad, las esperanzas de las nuevas generaciones arbitrales están puestas en Miguel Scime y Ángel Coerezza. Mientras tanto, habrá que confiar en que el fútbol sigue siendo un juego que es definido por hombres, y tienen derecho a equivocarse y cometer errores. Por eso, sumado al agotamiento mental, se puede afirmar que impartir justicia en el terreno de juego no está para nada bueno.

P.D.: Señor Don Julio Grondona y su séquito de dirigentes de AFA, el fin de semana no sólo se define el campeonato, sino que además está en juego el último puesto de la promoción. Por tanto, Racing-River, Estudiantes-Central y Argentinos-Independiente se deben jugar a la misma hora. ¿De qué nos disfrazamos entonces?.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: