Skip to content

Y si, se agrandó Chacarita

28/03/2010

Y cito a Alejandro Fabbri, en su libro El nacimiento de una pasión: “Se eligió el blanco de la pureza, el rojo de la sangre del pueblo y el negro del cementerio. ¿Hace falta explicarlo? Chacarita nació en un Comité Socialista (rojo), muy cerca del cementerio (negro) y con las más altas ilusiones (blanco)”. La historia de 104 años de vida del Funebrero tuvo hoy un capítulo más de gloria, con la goleada por 4-1 frente a Boca.

Chacarita, club de barrio por decisión propia, expulsado de sus huestes de la calle Humboldt por sus vecinos y enemigos de Atlanta hacia los insólitos terrenos de San Martín, en la provincia de Buenos Aires, es en la actualidad uno de los que disfruta y sufre el éxito deportivo del ascenso a la máxima categoría del fútbol argentino. El cruel sistema de los promedios, o promiedos como se los llama en las charlas de café, obliga a los indefensos clubes ascendidos a cosechar una cantidad de puntos suficientes para no retornar a la categoría inferior de la cual huyeron victoriosos.

En plena construcción de su nuevo estadio, Chaca está obligado desde hace varias temporadas a ser un nómade de las canchas para poder presentarse como local y dar batalla fecha a fecha. Después de una estadía regular en el Diego Armando Maradona de La Paternal, la calificación de “alto riesgo” del match frente a Boca lo obligó a mudarse al palacio Tomás Adolfo Ducó.

El análisis crudo del pre-partido indicaba las dos realidades: el Xeneize, con una actualidad paupérrima, tenía bajo el brazo como pan caliente el 2-0 frente a River y toda la esperanza de usar la victoria superclásica como trampolín para despegar. Y Chacarita, pugnando por salir de la zona roja, sufrió la salida obligada de Fernando Gamboa y el desembarco del inexperto Mauro Navas, en su primera experiencia como D.T., borrando del equipo al cuestionado Sebastián Cejas e imponiendo la línea de 4 en la defensa. A pedir de Boca, ¿no?.

Por suerte, como el fútbol todavía es sabio e imprevisible, nos dió hoy una nueva lección de que la lógica no siempre se da. Más alla de la aparición goleadora de Matías Gimenez en su primer grito con la azul y oro, el segundo tiempo de Chacarita fue magistral. Y, perdón por la frase hecha, terminó “enterrando” a Boca en la fosa de la cual no puede salir.

Sin dudas que la jugada del penal cambió el partido, con el error de Saúl Laverni de expulsar a Ezequiel Muñoz, ya que el verdadero infractor había sido Julio Barroso. Con el 2-1, Chacarita desmoralizó futbolisticamente a Boca, aprovechandose de los baches defensivos de los tres hombres y de un inestable Javier García, con un golpe en el aductor.

Finalmente, el Funebrero triunfó por 4-1 y desató el delirio de su fiel hinchada y la desazón de todo el pueblo Xeneize. De todas maneras, el equipo de Fernando Navas se mantiene en el anteúltimo puesto de los promedios, y le quedan 8 guerras para poder zafar del descenso. Para Boca, en cambio, todo es incertidumbre, tanto a nivel grupal como individual, con un técnico que no encuentra el rumbo y cada vez es más cuestionado y una dirigencia que es presionada para dar respuestas inmediatas.

Es para aclarar que la idea no está centrada solamente en el blog futbolistico, pero tras un análisis minucioso (…) del fin de semana, lo más rescatable fue la hazaña de tricolor de San Martín. Espero que en futuras apariciones haya otros temas para tocar y debatir en amorporlacamiseta.wordpress.com.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: